Día 13: Traslado a Islas Gili y disfrutar de la playa

Nos despertamos justo para el desayuno y nos encontramos que no hay nadie, con esto del Ramadán aquí no trabaja nadie, aun así conseguimos que nos preparen una especie de desayuno, ya que las tostadas eran de color verde, no sabemos por qué… y el café de Alberto se podían masticar los posos.

Nos importa poco porque estamos de buen rollo pensando en la playa. Pillamos el taxi de bluebird y el tío nos mete en todo el jaleo del mercadillo. Vaya locura de locales comprando, cidomos (como Becak pero tirados por caballos) cargados hasta arriba de compras y de gente…

Conseguimos salir del atasco y vamos por la carretera de la costa, según nos alejamos de Mataram el paisaje va cambiando, mejores playas, bosques de palmeras, a la derecha dejamos las montañas y ya vemos al fondo las islas de Gili Trawangan, GIli Meno y GIli Air. El taxi nos deja a unos 500m del puerto de Bangsal, ya que nos dice que no puede entrar. Compramos el ticket para el barco público y esperamos unos minutos a que se llene. Nos mojamos los pies para entrar y ya estamos de camino a las islas.

Atracamos en la especie de puerto de la isla y notamos que esto cambia totalmente. Chiringuitos en la playa, aquí está prohibido los vehículos a motor por lo que solo vemos bicis, y cidomos por todos lados.

Vamos al hotel a dejar las cosas y directamente a la playa a tumbarnos, aquí poco más que decir, solo mirar esta foto:

 

wpid-20150716_104235.jpg
Lo único a destacar, es que Alberto se rayó y se propuso dar la vuelta a la isla corriendo descalzo. Nuestros cálculos eran 6 km pero Alberto tardaba y tardaba… vino andando con ampollas en los pies por las piedras.
Por la tarde, nos pillamos unas bicis y nos fuimos a ver la puesta del sol. Atravesamos la isla por caminos poco comunes y aquí vimos los guarros que son… pero por fin llegamos al otro lado de la isla.Chiringuitos con música en directo, puf para tumbarse, todo cuidado al mínimo detalle, columpios en el agua y de fondo Bali…

Volvemos al alojamiento y hoy es el día del fin del Ramadan, fiesta para ellos. Lo que nos pareció un rato divertido llegó a ser cansino… desde las 19.00 de la tarde hasta las 00.00 sin un solo respiro, se escuchaba por la megafonía a todo trapo los rezos. Daba igual que desafinase o se mezclasen voces… dentro de la habitación parecía que teníamos un altavoz.
Cenamos en la playa, con el ruido de fondo y nos acostamos con la “fiesta” de fondo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s