Día 4: La jungla y los orangutanes en Bukit Lawang

Desayunamos en el complejo y ya nos está esperando el guía para empezar nuestra ruta por la selva de Bukit Lawang. De nuevo pasamos por un puente colgante pero ya Laura es una experta y lo pasa sin dificultad. Antes de llegar a la entrada del parque nacional de Gunung Leuser National Park de Bukit Lawang, de nuevo pasamos por plantaciones de caucho.
image

Nada más pasar el arco de la entrada ya podemos ver la vegetación de la selva, árboles enormes, lianas por todos lados y nos vienen a saludar los primeros monos del camino, los monos Thomas Leaf Punky. Estos monos están tanto saltando como andando curiosos por el suelo.image

Los siguientes habitantes que vemos son los White Handed Gibons, estos nos cuesta divisarlos porque están en las copas de los árboles más altos, pero sobre todo, nos cuesta verlos porque son rapidísimos y pegan unos saltos entre arboles asombrosos.

Después de un rato, por fin los encontramos, nos quedamos asombrados viendo los primeros orangutanes. El primero lo divisamos a lo alto, y otro colgado como si estuviese en un columpio, pero después de adentrarnos un poco mas en la jungla nos fijamos en otro orangután. Es impactante! El guía de otros turistas les da un platino y el orangután aparece a apenas unos 2 metros de nosotros.image

Seguimos nuestro camino viendo los Gibons chillando y saltando por los arboles y vemos otro orangután con su bebé enganchado esta vez, el guía da un plátano a Laura para que se lo de. El orangután desciende lentamente con su bebé y empieza a cogerle los cachos de plátano a Laura lentamente. Laura esta emocionada y nos hace saber que  tiene las manos muy suaves. A continuación es el turno de Isis, el orangután poco a poco le va cogiendo los cachos de plátano. Nos quedamos flipando por los gestos del orangután, son iguales que los humanos! y la otra sensación la suavidad de sus manos.

image

Después de darles varios plátanos y disfrutar del momento, continuamos el trekking y me detengo al ver un monos caminando por el suelo. El guía nos dice que es de la familia de los baboon. El guía intenta que se acerque con un camino de plátanos , pero este es muy tímido y se va.

Parece que estamos terminando el camino cuando vemos un último orangután, este de nuevo baja a comer plátanos, pero este tiene más mala leche. Alberto va a darle un cachito y este no es tonto y se lo quita entero. El resto le seguimos dando plátanos pero mucho más rápido por que este parece menos amigable.

Llegamos al final de la ruta , y nos pegamos un baño en el río. El agua está helada pero merece la pena después de la sudada, el paisaje es espectacular de nuevo, el río está rodeado de la impresionante vegetación de la jungla.

Esta es la ruta que hemos realizado

En la rivera del río nos están esperando para volver al hotel haciendo tubing. Es decir, bajar en los neumáticos hinchados y unidos con unos pulpos. El descenso es tranquilo pero con algún rápido que nos empapa enteros. Por el descenso vemos alguna iguana y a la gente local lavando la ropa en la orilla.

Bajamos en la orilla del río cerca del complejo donde nos alojamos y de nuevo atravesamos el puente colgante. Al final de este un grupo de turistas indonesios ven a Isis y le piden hacerse fotos con ella y con nosotros y sí, Isis se siente como Paris Hilton, así de famosa.

Nos pegamos un duchazo y nos vamos a comer a un restaurante muy cerca de la vegetación, una cabaña llamada EcoLodge. El restaurante es precioso y el entorno inigualable, pero lo que más nos gusta es que tiene wifi! Ponemos al día de los acontecimientos a nuestras familias y amigos y después de comer muuuuy tranquilamente, nos echamos una buena siesta.


Tenemos la tarde libre y Alberto ha visto en churroloc una cueva para ir a ver. Iniciamos nuestra andadura y nos paramos a hablar con un autentico tarzán de la jungla, este nos empieza a contar que es natural de Borneo pero ahora está aquí porque adora la selva, nos cuenta aventuras de sus días durmiendo en la selva, viendo tigres, rinocerontes.. y no explica la marca que tiene en el brazo, una mordedura de Cobra espectacular. Seguimos caminando  y atravesamos un colegio en medio de la vegetación, el colorido y la decoración nos impresiona, a los 4 nos hubiese gustado tener un colegio así. Seguimos el trekking entre plantaciones de palma de nuevo y llegamos a nuestro destino, la Bat Cave. En ella hay unos locales que cobran la entrada a la cueva y te la enseñan (te cobran por casi todo, hay que tener en cuenta que las cosas aquí son así, no vale la pena discutir y si de verdad quieres acceder tienes que pagar al local para que te acompañe como en muchos otros sitios de Indonesia, así son las normas aquí y es mejor no buscarse un problema). No llegamos a entrar ya que solo fuimos a ver donde era y dar un paseo, además a mi no me entusiasman los sitios cerrados y solo queríamos  ver la entrada, Alberto e Isis bajan un momento al inicio y vuelven enseguida.

De nuevo vamos a cenar al EcoLodge, supongo que sería por la gastronomía o por el wifi, pero esta vez no tenemos tanta suerte, por que el restaurante está lleno de gente y la wifi va a pedales. Nos vuelve a atender un camarero sonriente y feliz llamado Sandía!

Dormimos y mañana partiremos hacia Medán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s